inicio
acerca de nosotros
citas
anotomia diagnostico
enferedades y tratimiento
testimonias y recursos
escoliosis
 

 Enfermedad Discal Degenerativa Lumbar

La enfermedad discal degenerativa (DDD, por sus siglas en inglés) de la columna lumbar es un padecimiento relativamente común entre las personas de edad avanzada. Nuestros discos intervertebrales funcionan como amortiguadores de cualquier impacto que pudiera sufrir la columna y, a medida que envejecemos, éstos se van secando, y pierden su resistencia y elasticidad. En la mayoría de las personas estos cambios se presentan en forma gradual. De hecho, muchos de nuestros pacientes no se enteran de que tienen enfermedad discal degenerativa, sino hasta que se les examina por algún otro problema de salud.

Síntomas de la Enfermedad Discal Degenerativa Lumbar
Por lo general, la degeneración discal en sí no representa ningún problema; es parte natural del proceso de envejecimiento. Sin embargo, puede ser la causa de que los discos pierdan altura y se estrechen las vías nerviosas, dando como resultado el pellizcamiento de los nervios, inflamación y dolor. En casos severos, este dolor neurogénico puede ser constante. Debido a que la degeneración del disco (el "amortiguador") hace que exista presión entre los huesos de la columna, la DDD también puede producir dolor mecánico.

Diagnóstico de la Enfermedad Discal Degenerativa Lumbar
En Scoliosis Associates nos preocupamos por su salud. Con el fin de elaborar un diagnóstico preciso, utilizaremos una serie de herramientas y sofisticadas tecnologías:

  • Historia clínica. Hablaremos con usted sobre sus síntomas, la gravedad de los mismos y los tratamientos a los que haya sido sometido previamente.
  • Examen físico. Usted será cuidadosamente examinado por uno de nuestros especialistas en columna, a fin de evaluar las limitaciones en el rango de movimiento, los problemas de equilibrio, el dolor, la disminución de los reflejos en las extremidades, la debilidad muscular, la pérdida de la sensación o cualquier otro signo de daño neurológico.
  • Pruebas diagnósticas. Por lo general, empezaremos por tomarle una placa radiográfica, misma que nos permitirá descartar otros problemas, tales como tumores e infecciones. Le practicaremos una resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) que ayudará a los médicos a evaluar el grado de degeneración discal, y, en especial, a identificar si existe pérdida en la altura de los discos. En algunos casos también utilizaremos una prueba llamada discografía, que nos será útil en la confirmación del diagnóstico. Esta prueba consiste en la inyección de un medio de contraste en el disco (o discos) afectado(s), a fin de obtener una imagen más clara y precisa de la situación.

Tratamiento No-Quirúrgico de la DDD
Lumbar En casos de lumbalgia (dolor de espalda baja) aguda o súbita, podríamos prescribirle algunos medicamentos analgésicos tales como el acetaminofén, además de antiinflamatorios y relajantes musculares. Quizá también se le sugiera reposo temporal en cama, aunque en este caso le alentaremos a que se levante y vaya reanudando sus actividades en forma gradual.

Creemos firmemente en la importancia de darle continuidad a su tratamiento, aun después de haber egresado de nuestra clínica. Es por ello que recomendamos la fisioterapia para aquellos pacientes a quienes consideramos les pudiera beneficiar. En el caso de la DDD lumbar, sugerimos la práctica de ejercicios de estiramiento, que mejoran la flexibilidad, y ejercicios de extensión, que ayudan a mantener la curva natural de la columna. La terapia a base de calor / frío, así como el masaje suave pueden también ser benéficos en el tratamiento de la lumbalgia.

Una vez que hayan desaparecido los síntomas agudos (por lo general en un lapso de dos o tres semanas), recomendamos que los pacientes inicien un programa diario de ejercicios físicos. Éstos pueden incluir ejercicios aeróbicos de bajo impacto, tres veces por semana, y ejercicios diarios para la espalda.

Tratamientos Quirúrgicos
Si los síntomas de enfermedad discal degenerativa lumbar persistieran aun después de haber probado los tratamientos no-quirúrgicos, será entonces necesario realizar algunas pruebas diagnósticas adicionales, tales como resonancia magnética, tomografía computada, mielografía ,y posiblemente, discografía. Si el cirujano descubre que el dolor u otro tipo de síntomas (por ejemplo, debilidad muscular) son provocados por la lesión de uno o más discos vertebrales, quizá sea necesaria la cirugía. El procedimiento quirúrgico podría incluir una disquectomía (extirpación del disco degenerado) y una fusión intersomática o intercorpórea (unión de las vértebras que se encuentran arriba y debajo del disco extirpado).

Para este tipo de operaciones los especialistas con frecuencia utilizan lo último en materia de técnicas quirúrgicas de invasión mínima, ya que propician una más rápida recuperación del paciente. Por supuesto que, en caso de que sea necesario practicar una cirugía, le explicaremos claramente y con la debida anticipación en qué consiste el procedimiento.

Recuperación
A pesar de que la DDD lumbar es parte natural del proceso de envejecimiento, ello no significa que tenga usted que vivir con dolor de espalda baja. Podemos ayudarle a recuperar una vida activa, saludable y sin dolor. En la mayoría de los pacientes, esto se puede lograr mediante tratamientos no-quirúrgicos, pero aun si la cirugía fuera necesaria, tenga la plena certeza de que hablaremos con usted sobre todos los riesgos y beneficios que el procedimiento implica, y que le brindaremos siempre la mejor atención posible.

Además de utilizar este tipo de tratamientos, los profesionales médicos de nuestra clínica están profundamente comprometidos con la tarea de educar al paciente. En la medida en que le ayudamos a entender las causas de sus padecimientos, también le estaremos ayudando a eliminar los factores de riesgo y a fomentar "hábitos saludables para su columna" en su vida cotidiana. Mientras se encuentre bajo nuestro cuidado, el personal médico le proporcionará excelente información, que le será de gran utilidad para su recuperación, para minimizar los factores de riesgo y para mantenerse sano.

English
English

Links Relacionados


Terapia Física
Procedimientos de PLIF, ALIF y TLIF
Cirugía de Columna de Invasión Mínima

 
Scoliosis Associates 2nd Avenue New York City email

 

international medical consulting