inicio
acerca de nosotros
citas
anotomia diagnostico
enferedades y tratimiento
testimonias y recursos
escoliosis
 

 Espondilolistesis – Degenerativa

La espondilolistesis es una patología de la columna en la que una vértebra se desliza hacia adelante encima de la vértebra que está debajo. La espondilolistesis degenerativa generalmente se presenta en la columna lumbar, especialmente en L4-L5. Es resultado de los cambios degenerativos en la estructura vertebral que ocasiona que las articulaciones que están entre las vértebras se deslicen hacia adelante. Este tipo de espondilolistesis es más común entre pacientes femeninas de edad avanzada, usualmente mayores de 60 años.

Síntomas
Los síntomas de la espondilolistesis pueden incluir los siguientes:

  • Dolor, especialmente después de hacer ejercicio, en la espalda baja, los muslos y/o las piernas, que irradia hacia los glúteos y/o hacia las piernas (ciática)
  • Espasmos musculares
  • Debilidad de las piernas
  • Tensión de los músculos isquiotibiales
  • Marcha irregular o cojera

Algunas personas con espondilolistesis no tienen síntomas y no descubren la enfermedad sino hasta que ven al doctor por otro problema de salud. Sin embargo, el deslizamiento del cuerpo vertebral hacia adelante en los casos severos de espondilolistesis degenerativa muchas veces ocasiona canal vertebral estrecho, compresión nerviosa, dolor y lesión neurológica.

¿Qué ocasiona la Espondilolistesis Degenerativa?
La espondilolistesis degenerativa es usualmente el resultado de la edad y del desgaste de la columna, que hace que fallen los componentes vertebrales. Es diferente de la espondilolistesis ístmica en que no involucra un defecto óseo. El canal vertebral estrecho tiende a presentarse en las primeras etapas de la espondilolistesis degenerativa.

Diagnóstico
El diagnóstico correcto es obviamente esencial. El Dr. Lonner utiliza las tecnologías diagnósticas más modernas, combinadas con exámenes realizados por médicos expertos, para asegurarse de hacer un diagnóstico exacto. Las herramientas diagnósticas incluyen:

  • Historia clínica. Se le preguntará sobre sus síntomas, su severidad, y los tratamientos que ha probado.
  • Exploración física. Se le examinará cuidadosamente para determinar si hay limitaciones del movimiento, problemas de equilibrio, dolor, pérdida de los reflejos de las extremidades, debilidad muscular, pérdida de la sensación u otros signos de daño neurológico.
  • Pruebas diagnósticas. Generalmente empezamos con radiografías, que nos permiten descartar otros problemas como tumores e infecciones. Es posible que también usemos una tomografía computada o una resonancia magnética para confirmar el diagnóstico. En algunos pacientes se usa una mielografía, que es una prueba que incluye el uso de un medio de contraste líquido que se inyecta dentro de la columna para demostrar el grado de compresión de los nervios, el deslizamiento de las vértebras afectadas, y los movimientos anormales.

Clasificación de la Espondilolistesis
Existen varios métodos para “calificar” el grado del deslizamiento, que van desde el leve hasta el más severo. Comentaremos con usted la extensión de su espondilolistesis.

En general, la mayoría de los médicos usan el Sistema de Calificación de Meyerding para clasificar los deslizamientos. Este sistema es relativamente fácil de entender. Los deslizamientos se clasifican a partir del porcentaje en que un cuerpo vertebral se ha deslizado hacia adelante encima del cuerpo vertebral que está debajo. Es así que un deslizamiento de Grado I indica que 1-24% del cuerpo vertebral se ha deslizado hacia adelante encima del cuerpo vertebral que está debajo. El Grado II indica un deslizamiento de 25-49%. El Grado III indica un deslizamiento de 50-74% y el Grado IV indica un deslizamiento de 75%-99%. Si el cuerpo se desliza completamente y pierde contacto con el cuerpo debajo de él, se le clasifica como un deslizamiento Grado V, conocido como espondiloptosis.

El Dr. Lonner considerará el grado del deslizamiento y factores tales como el dolor intratable y los síntomas neurológicos, para decidir cuál es el tratamiento más adecuado. La mayoría de los casos de espondilolistesis degenerativa son de Grado I o Grado II. Como guía general, los deslizamientos más severos (especialmente los Grados III y mayores) tienen la mayor probabilidad de requerir una intervención quirúrgica.

Tratamiento No-Quirúrgico
En la mayoría de los casos de espondilolistesis ístmica (especialmente Grados I y II) el tratamiento consiste en reposo temporal en cama, restricción de las actividades que ocasionaron el inicio de los síntomas, medicamentos para el dolor y antiinflamatorios, inyecciones de esteroides-anestésicos, terapia física y/u órtesis vertebral.

La espondilolistesis degenerativa puede ser progresiva – lo que significa que el daño continuará empeorando a medida que pasa el tiempo. Además, la espondilolistesis degenerativa puede ocasionar canal vertebral estrecho, un angostamiento del canal medular, y compresión de la médula espinal. Si el canal vertebral estrecho es severo, y todos los tratamientos no-quirúrgicos han fallado, puede ser necesaria la cirugía.

Tratamiento Quirúrgico
La cirugía rara vez se requiere, a menos que el caso sea severo (generalmente Grado III o mayor), que haya daño neurológico, el dolor sea discapacitante, o que hayan fallado todas las opciones de tratamiento no-quirúrgico.

El procedimiento quirúrgico más común usado para tratar la espondilolistesis se conoce como laminectomía y fusión. En este procedimiento se ensancha el canal medular quitando o recortando la lámina (el techo) de la vértebra. Esto se hace para crear un espacio de mayor tamaño para los nervios y aliviar la presión sobre la médula espinal. Puede ser necesario que el cirujano fusione algunas vértebras. Si se hace una fusión, puede ser necesario implantar diversos dispositivos (como tornillos o rejillas intersomáticas) para reforzar la fusión y dar soporte a la columna inestable.

Ejemplo de Caso de Espondilolistesis Degenerativa
Esta mujer de 58 años tenía espondilolistesis degenerativa al nivel de L4/5, como se observa en la radiografía y resonancia magnética de arriba. Tenía dificultad para caminar ciertas distancias y dolor de espalda y piernas. Se le trató con laminectomía y fusión con instrumentación (vea el artículo sobre PLIF, ALIF y TLIF para conocer los detalles del procedimiento).

Conclusión
La mayoría de las personas tendrán algunos cambios degenerativos en la columna a medida que envejecen. No obstante, la espondilolistesis severa sólo afecta a un pequeño porcentaje de la población. En general, la mayoría de los trastornos degenerativos de la columna pueden tratarse con éxito usando métodos no-quirúrgicos. En Scoliosis Associates trabajaremos en estrecho contacto con usted para encontrar el mejor método de tratamiento para usted y ayudarle a recuperar un estilo de vida activo.

English
English

Links Relacionados


Panorama General de la Espondilolistesis
Escoliosis Neuromuscular
Terapia Física
Manejo del Dolor – Intervencionista
Fusión Vertebral con Instrumentación

 
Scoliosis Associates 2nd Avenue New York City email

 

international medical consulting