inicio
acerca de nosotros
citas
anotomia diagnostico
enferedades y tratimiento
testimonias y recursos
escoliosis
 

 Espondilolistesis - Ístmica

La espondilolistesis es una patología de inestabilidad vertebral, en la que una vértebra se desliza hacia adelante sobre la vértebra que está debajo de ella. La espondilolistesis ístmica, que es la forma más común de esta patología, es causada por un defecto óseo (o fractura) en una zona de la porción interarticular, un área localizada en el techo (lámina) de la estructura vertebral.

Este defecto óseo se presenta en aproximadamente el 4% de la población, y es consecuencia de una falla genética de la formación ósea. Esta enfermedad afecta comúnmente a la cuarta y quinta vértebras lumbares (L4 y L5) y a la primera vértebra sacra (S1). Es interesante señalar que la enfermedad no siempre es dolorosa.

Síntomas
Los síntomas de la espondilolistesis ístmica pueden incluir los siguientes:

  • Dolor en la espalda baja, muslos y/o piernas – especialmente después de hacer ejercicio – que irradia hacia los glúteos
  • Espasmos musculares
  • Dolor o debilidad de las piernas
  • Tensión de los músculos isquiotibiales
  • Marcha irregular

Algunas personas no tienen síntomas y sólo descubren este trastorno cuando ven al doctor por algún otro problema de salud. En los casos severos la enfermedad puede ocasionar desviación de la columna y protrusión del abdomen, acortamiento del torso, y marcha tambaleante o “de pato”.

¿Qué ocasiona la Espondilolistesis Ístmica?
La espondilolistesis ístmica puede ser consecuencia de una falla genética en la formación ósea de las vértebras. Usualmente los esfuerzos físicos aplicados a la columna rompen los componentes vertebrales débiles o insuficientemente formados. Cargar objetos pesados repetidamente, agacharse, o torcerse puede ocasionar pequeñas fracturas en la estructura vertebral y ocasionar el deslizamiento de una vértebra sobre otra. Los levantadores de pesas, jugadores de futbol, y gimnastas muchas veces sufren esta enfermedad debido a los extraordinarios esfuerzos a que someten su columna.

Diagnóstico
Con el fin de hacer un diagnóstico exacto, el Dr. Lonner realizará un proceso cuidadoso y riguroso que incluye lo siguiente:

  • Historia clínica. El médico hablará con usted sobre sus síntomas, su severidad, y los tratamientos que usted ha recibido.
  • Exploración física. Se le examinará cuidadosamente para determinar si hay limitaciones del movimiento, problemas de equilibrio, y dolor. Durante esta exploración el doctor también verá si hay pérdida de reflejos en las extremidades, debilidad muscular, pérdida de la sensación u otros signos de daño neurológico.
  • Pruebas diagnósticas. En general, los doctores inician con radiografías simples, que nos permiten descartar otros problemas, como tumores e infecciones. Es posible que también se use una tomografía computada (CT, por sus siglas en inglés) o una resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) para confirmar el diagnóstico. En algunos pacientes puede necesitarse una mielografía, que es una prueba que incluye el uso de un medio de contraste líquido que se inyecta dentro de la columna para demostrar el grado de compresión de los nervios y deslizamiento de las vértebras afectadas.

Clasificación de la Espondilolistesis
Existen varios métodos para “calificar” el grado de deslizamiento, que van desde leve hasta el más severo. Su cirujano le explicará la extensión de su espondilolistesis y la manera en que la severidad indica el tipo de tratamiento que se requiere.

En general, la mayoría de los médicos usan el Sistema de Calificación de Meyerding para clasificar los deslizamientos. Este sistema es relativamente fácil de entender. Los deslizamientos se clasifican a partir del porcentaje en que un cuerpo vertebral se ha deslizado hacia adelante encima del cuerpo vertebral que está debajo. Es así que un deslizamiento de Grado I indica que 1-24% del cuerpo vertebral se ha deslizado hacia adelante encima del cuerpo vertebral que está debajo. El Grado II indica un deslizamiento de 25-49%. El Grado III indica un deslizamiento de 50-74% y el Grado IV indica un deslizamiento de 75%-99%. Si el cuerpo se desliza completamente y pierde contacto con el cuerpo debajo de él, se le clasifica como un deslizamiento Grado V, conocido como espondiloptosis.

Al decidir cuál es el tratamiento más adecuado, el Dr. Lonner considerará el grado del deslizamiento, y factores como el dolor intratable y los síntomas neurológicos. Como guía general, puede decirse que los deslizamientos más severos (especialmente del Grado III en adelante) tienen la mayor probabilidad de requerir una intervención quirúrgica.

Tratamiento No-Quirúrgico
En la mayoría de los casos de espondilolistesis ístmica (especialmente Grados I y II) el tratamiento consiste en reposo temporal en cama, restricción de las actividades que ocasionaron el inicio de los síntomas, medicamentos para el dolor y antiinflamatorios, inyecciones de esteroides-anestésicos, fisioterapia y/u órtesis vertebral.

Tratamiento Quirúrgico
La cirugía rara vez se requiere, a menos que el caso sea severo (generalmente Grado III o mayor), que haya daño neurológico, el dolor sea discapacitante, o que hayan fallado todas las opciones de tratamiento no-quirúrgico.

El procedimiento quirúrgico más común usado para tratar la espondilolistesis se conoce como laminectomía y fusión. En este procedimiento se ensancha el canal medular quitando o recortando la lámina (el techo) de la vértebra. Esto se hace para crear un espacio de mayor tamaño para los nervios y aliviar la presión sobre la médula espinal. Puede ser necesario que el cirujano quite todo o parte del disco vertebral (disquectomía) y que también fusione algunas vértebras. Si se hace una fusión, puede ser necesario implantar diversos dispositivos (como tornillos o rejillas intersomáticas) para reforzar la fusión y dar soporte a la columna inestable.

Ejemplo de Caso de Espondilolistesis Ístmica

 

 

Esta joven adolescente tenía una espondilolistesis de grado alto en L5/S1. La radiografía y la resonancia magnética preoperatorias revelaron la severidad del deslizamiento antes de la cirugía. El deslizamiento se corrigió con un abordaje posterior con fusión e instrumentación. Han pasado más de 4 años después de la cirugía y la paciente está activa y sin dolor de espalda.

La Prevención es Clave
Aunque puede no ser posible prevenir todos los problemas de columna, hay cosas que usted puede hacer para mantener sana su columna. El método preventivo más importante es evitar o limitar las actividades laborales o recreativas que ocasionan esfuerzos considerables a su columna. Bajar de peso, iniciar un esquema de ejercicio regular, no fumar, y aprender la mecánica corporal adecuada, son cosas que pueden ayudar a disminuir el riesgo de problemas de espalda adicionales.

English
English

Links Relacionados


Panorama General de la Espondilolistesis
Espondilolistesis – Degenerativa
Terapia Física
Manejo del Dolor – Intervencionista
Fusión Vertebral con Instrumentación

 
Scoliosis Associates 2nd Avenue New York City email

 

international medical consulting